Anne Hansen: “Los niños desarrollan el gusto por la literatura desde los 8 meses y se estimula viendo a su alrededor a adultos que leen”

11 mayo, 2020

¿Cómo acercar la literatura desde temprana edad? ¿Cómo elegir un buen material para nuestros niños y niñas? Conversamos sobre hábitos lectores en el actual contexto de cuarentena, teletrabajo, clases online y sobreabundancia de pantallas con Anne Hansen, terapeuta en arte y fundadora del Centro Chileno Nórdico de Literatura Infantil. 

– ¿En qué deberían fijarse los padres a la hora de escoger un buen libro?

Pese a que en Chile hay excelentes álbumes y libros infantiles ilustrados -la mayoría traducidos e importados-, los adultos no cuentan con orientación para elegirlos por falta de información sistemática (por ejemplo a través de debates y reseñas) sobre literatura infantil. Posiblemente organizaciones internacionales de literatura infantil y juvenil y bibliotecas como IBBY e IFLA supongan una ayuda, pero para padres que ya son muy lectores. Además, en Chile no hay bibliotecarios especializados en literatura infantil, los libros son caros por el IVA y los niños no deciden qué libros se les leen. Todo esto produce una serie de obstáculos graves de acceso para aquellos que quieren gozar de la literatura. Si conoces el título o el autor de un libro que te tinca, Internet puede ser una gran ayuda, pero ¿cómo llegas a tener la tincada?

En cualquier caso, un adulto que esté interesado en acercar a los niños a la buena literatura infantil debe fijarse, principalmente, en que el libro toque temas contemporáneos que interesen a los más pequeños; por ejemplo ahora para niños de segundo ciclo de Básica en Chile, debiera haber libros de barricadas y lucha en la calle. Y los relatos deben estar narrados desde el punto de vista infantil, la realidad vista con los ojos del niño que es muy diferente del adulto. Eso es importante y no si el libro tiene muchos colores o se ve bonito por fuera.

– ¿Es necesario que los niños sepan leer para acercarlos a la literatura y despertar su interés? 

El niño desarrolla el gusto por la literatura desde los 8 meses y se estimula viendo a su alrededor a adultos que leen. El niño afortunado ha escuchado 360 cuentos al año durante sus primeros 5 años de vida. Así ha desarrollado un criterio de lo bueno y de lo insípido. Se recomienda leer en voz alta a los niños hasta los 12 años. Y actualmente, la lectura compartida en voz alta está ganando protagonismo en la educación juvenil en muchos países.

– ¿Desde qué edad y cómo recomiendas incentivar el hábito lector? 

Desde los 8 meses. Lo recomendable es estar rodeado de libros y adultos lectores, que los niños y las niñas tengan acceso a libros de cartón, resistentes, con ilustraciones de calidad de buenos ilustradores.

– ¿Cómo impactan en niños y adultos las prácticas de lectura en voz alta?

La lectura en voz alta en grupo se desarrolla más bien en la escuela o en la biblioteca. Un profesor bien preparado que ha leído el texto antes un par de veces, logra mucho. El goce del lector contagia a los oyentes a la vez que los une en una experiencia común de la que pueden hablar después. Esta experiencia es indispensable y vital.

Y en el hogar es fundamental que haya padres que apaguen la tele y el computador, que se desenchufen del celular, para así generar un ambiente propicio en el que también se lea juntos y se dialogue. El entusiasmo de un adulto por la lectura se contagia al niño, el niño capta ese entusiasmo y eso le ayuda a desarrollar su concentración.

– ¿Cómo se puede potenciar la lectura de manera separada del estudio, en especial en este contexto de cuarentena y sobrecarga académica por las clases online? 

Un obstáculo para potenciar esto en Chile es que no hay una radio estatal en la que un famoso lector/escritor/artista pueda leer trozos de una novela en voz alta todos los días, durante 15 minutos, por ejemplo. Quizá se pueda desarrollar un sistema en redes sociales. 

Pero el problema también es responder a la pregunta de ¿qué es buena literatura? Para contestar eso tienes que tener bagaje intelectual. ¿y cómo conseguir ese bagaje?  Escuchando 360 cuentos anuales durante los 5 años anteriores al inicio de la educación formal. De esta forma, todo tu futuro contacto con la palabra escrita se tiñe de tu experiencia infantil. Esa es la brújula.

– En el mundo actual de multiplicidad de pantallas. ¿cómo puede la literatura nutrirse y aprovechar esta nueva realidad?

En todo momento, la literatura puede aprovechar la situación de una sociedad. Lo único es que tiene que estar preparada con bodegas, reservas y criterio. Más vale el diablo por viejo que por diablo. Este virus nuevo pilló al mundo de sorpresa, y ya hemos visto las consecuencias, ya las sabemos. En cuanto a hacer florecer la literatura, la técnica ya la tenemos en bodega -Zoom, Skype, Facebook, Instagram-. Ahora solo falta comprender la importancia de la literatura.

– ¿Qué relación ves en Chile entre la oferta de libros infantiles y el interés por la lectura?

Para responder esta pregunta es conveniente hablar del prolegómeno. Por ejemplo, la meta de la universidad es buscar/encontrar la verdad. Eso está ratificado en su prolegómeno. Toda institución tiene un prolegómeno. Entonces, en primer lugar, habría que leer el prolegómeno de las instituciones que se dedican a la crianza en Chile: Integra, JUNJI y Escuela básicas. En algún párrafo debe salir algo así como: “Crear un marco para desarrollar concentración, alegría, capacidad de “escuchar un cuento”.

En segundo lugar, hay que preguntarse: ¿Qué competencia se requiere para ser miembro de la comisión que elige literatura para dichas instituciones?  Una vez obtenida esa información, se puede ir a dichas instituciones y averiguar si cumplen con el prolegómeno y, además, averiguar en terreno si los educadores piensan que el material (el libro álbum) en aula cumple con su propósito. 

Por último, hay que escuchar la opinión de los niños y las niñas y recopilar ideas y experiencias. Y con todo esto, se sienta la base para abrir un debate sobre la oferta de libros y el interés por leer.

 

[box] Anne Hansen tiene 85 años, es profesora primaria, licenciada en Literatura Latina por la Universidad de Copenhague, terapeuta en arte y fundadora del Centro Chileno Nórdico de Literatura Infantil, ONG que desde 2001 pone al alcance de los lectores buenos libros de literatura infantil y juvenil contemporánea. La Organización tiene dos bibliotecas en Valparaíso y su foco principal son niños, niñas y familias marginadas social y culturalmente.[/box]

 

Biblioteca Libroalegre Cerro Alegre

San Enrique 339-A, Cerro Alegre
Horario
Martes a Viernes de 10.00 a 12.00 y de 15.00 a 18.00 horas
Sábados de 16.00 a 19.00
Domingo, Lunes y Feriados: Cerrado


Biblioteca Libroalegre Montedónico

Pezoa Véliz con Vargas Stoller, al interior del CESFAM Puertas Negras.
Horario
Miércoles , Jueves y Viernes de 15.00 a 17.30 horas